Esta primavera nos hemos convertido de nuevo en hortelanas y hortelanos junto a las familias que han participado en los dos talleres familiares “Plantando diversidad”, organizados en colaboración con los ayuntamientos de Collado Villalba y Becerril de la Sierra

 

En Madrid, cada plato es un paisaje tenemos claro que la dieta mediterránea, basada en alimentos de origen vegetal, es beneficiosa para la salud de las personas. Pero en este taller familiar vemos que cultivar alimentos de forma ecológica, sin abonos y plaguicidas químicos, es también beneficioso para favorecer la biodiversidad de nuestros campos.

Plato y paisaje con las familias

En el artículo Plantando diversidad en familia contamos en qué consiste este taller familiar y cómo se desarrolló en anteriores ediciones. Ver la ilusión reflejada en los rostros, tanto de adultos como de niñas y niños, durante la extracción de plantones de los alvéolos para trasplantarlos, al colocar con cuidado una semilla en la tierra con la esperanza de que germine, o en la decoración de los marcadores para las macetas y semilleros, nos hace tener la certeza de que un futuro sostenible pasa por experimentar con el cultivo de nuestros propios alimentos.  

 

Por eso, este año hemos querido estar de nuevo con las familias plantando diversidad de hortalizas y hierbas culinarias: pimientos, tomates, lechugas, rabanitos, perejil, albahaca, berenjenas, cebollinos…, entre otras. Durante los dos talleres desarrollados en estos municipios madrileños hemos experimentado con el cultivo de plantas comestibles para nuestras terrazas, jardines o huertos, a la vez que hemos desarrollado la creatividad con el diseño de bonitas etiquetas para identificar las plantas. Además, hemos compartido un rato entretenido descubriendo qué necesidades de agua, luz, sustrato tienen cada planta para crecer de forma saludable.

 

Comer sano y cuidar el planeta

Pero sobre todo, a través del juego, hemos descubierto que una alimentación sostenible es posible; y que determinadas prácticas agrarias y del cuidado de las plantas favorecen la creación de un huerto vivo donde la flora arvense, las aves, los polinizadores y otros “bichitos” beneficiosos para la huerta conviven con la diversidad de plantas hortícolas. ¡Comer sano y cuidar el planeta van de la mano! 

Animamos a las familias que habéis participado en este taller, y a las que nos podáis estar leyendo en estos momentos, a seguir cultivando plantas comestibles de forma ecológica para proteger y recuperar la biodiversidad y el paisaje en nuestra Comunidad.

 

Por último, agradecer al Departamento de Turismo de Becerril de la Sierra y al Área de Juventud e Infancia de Collado Villalba todo el apoyo ofrecido para la realización de los talleres familiares de En Madrid, cada plato es un paisaje.

Puedes ver todos nuestros talleres familiares presenciales y vídeo talleres en nuestra web.

El proyecto En Madrid, cada plato es un paisaje es una iniciativa de la Fundación Vida Sostenible que se desarrolla con el apoyo de la #ConvocatoriaMADS de la Fundación Montemadrid y CaixaBank.